Encuentran en Israel una moneda con la imagen de Jesús


Un hallazgo inusual e importante fue descubierto en la excavación arqueológica de Tiberíades antigua que se realiza en un sitio en la orilla del mar de Galilea en Israel.

Para su gran sorpresa, un grupo de jóvenes que participaban en la excavación descubrió una moneda rara. En la parte delantera de la moneda se puede ver una imagen algo borrosa de Jesús , mientras que en la parte posterior, las palabras en griego "Jesús el Mesías Rey de Reyes" están grabados muy claramente. Esta moneda es una de una serie de monedas que fueron emitidas en Constantinopla (actual Estambul) en la celebración del primer milenio del nacimiento de Jesús.

No es raro encontrar esta moneda en los países vecinos de Israel , como Turquía , pero esta es la primera vez que se ha descubierto en un sitio arqueológico israelí.

El profesor Yizhar Hirschfeld, director de esta excavación, patrocinado por la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad de Brown, en asociación con la Ciudad de Tiberíades y la Autoridad de Antigüedades de Israel, explica que esta moneda fue llevada a Tiberíades por peregrinos cristianos. Tiberíades y los otros sitios alrededor del Mar de Galilea fueron el destino deseado de los peregrinos cristianos durante la época del dominio musulmán en Israel desde los siglos VII al XI.
Encuentran en Israel una moneda con la imagen de Jesús Encuentran en Israel una moneda con la imagen de Jesús  Reviewed by Santiago JM on octubre 05, 2017 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él