Eurasia podría quedar partido en dos


De acuerdo con una investigación realizada por los científicos del Instituto de Geología y Mineralogía de la Academia Rusa de Ciencias (ARC) y con la Universidad Estatal de Novosibirsk, dentro de 20 millones de años el continente de Eurasia podría quedar partido en dos y el ruso lago Baikal convertirse en un océano. Así lo informa Ciencia en Siberia, un departamento de la ARC.

La zona de rift del lago Baikal, esto es, una enorme división de la corteza terrestre situada bajo la formación lacustre rusa, se está expandiendo gradualmente.

Los científicos llegaron a la conclusión de que hace alrededor de 6 millones de años la actividad tectónica en la región aumentó de forma brusca. Las montañas comenzaron a tener mayor altitud y las cavidades se hicieron más profundas.

Es la primera investigación en la historia en que se aventura cuándo el continente quedará separado en dos.

Eurasia podría quedar partido en dos Eurasia podría quedar partido en dos Reviewed by Santiago JM on septiembre 20, 2017 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él