Encuentran sellos hebreos de la época del Primer Templo


Una colección de sellos de la época del Primer Templo, que llevan inscripciones hebreas antiguas, fue descubierta en las excavaciones de la Ciudad de David, arroja luz sobre la burocracia y los funcionarios de la antigua Jerusalén.
Decenas de sellos mencionan los nombres de los funcionarios de los días del reino de Judea antes de la destrucción de Babilonia.
Aunque las cartas no sobrevivieron al horrible incendio que consumió Jerusalén en su destrucción, los sellos, que estaban hechos del material antes mencionado, similar a la cerámica, estaban realmente bien conservados gracias al fuego, y atestiguan la existencia de las cartas y sus remitentesSon pequeños pedazos de arcilla que en épocas antiguas sirvieron como sellos para las cartas.
Según Ortal Chalaf y el Dr. Joe Uziel, directores de la excavación de la Autoridad de Antigüedades de Israel, “en las numerosas excavaciones en la Ciudad de David, se desenterraron decenas de sellos, dando testimonio de la administración desarrollada de la ciudad en el período del Primer Templo.

Los primeros sellos llevan sobre todo una serie de imágenes; parece que en lugar de escribir los nombres de los empleados, se usaron símbolos para mostrar quién era el firmante, o lo que estaba sellando. En etapas posteriores del período – desde la época del rey Ezequías (alrededor de 700 aC) y hasta la destrucción de Jerusalén en el 586 aC- los sellos llevan los nombres de los escribientes en la escritura hebrea temprana. A través de estos hallazgos, aprendemos no sólo sobre los sistemas administrativos desarrollados en la ciudad, sino también sobre los residentes y los que servían en la administración pública.
Algunos de los sellos llevan nombres bíblicos, varios de los cuales todavía se usan hoy en día, como Pinjas. Un sello particularmente interesante menciona a un hombre con el nombre de “Ajiav ben Menájem”. Estos dos nombres son conocidos en el contexto del Reino de Israel; Menajem era un rey de Israel, mientras que Ajiav no aparece en la Biblia, pero su nombre se parece al de Ajav (Acab), el infame rey de Israel de los relatos del profeta Elías. Aunque la ortografía del nombre difiere un poco, parece ser el mismo nombre. La versión del nombre que aparece en el sello descubierto – Ajav – aparece también en el Libro de Jeremías, así como en Flavio Josefo (Antigüedades de los judíos 15: 7-8).

Chalaf y Uziel añaden que la aparición del nombre Ajiav es interesante por dos razones principales. Primero, porque sirve como testimonio adicional de los nombres que nos son familiares del reino de Israel en la Biblia y que aparecen en Judá durante el período posterior a la destrucción del reino de Israel. “Estos nombres son parte de la evidencia de que después del exilio de las Tribus de Israel, los refugiados llegaron a Jerusalén desde el reino del norte, y encontraron su camino a altos cargos en la administración de Jerusalén”.

Además, los sellos confirman el hecho de que los dos nombres que aparecen en el sello -Ajiav y Menajem- eran nombres de reyes de Israel. Aunque Ajav es retratado como una figura negativa en la Biblia, el nombre continúa estando en uso, aunque en una versión de deletreado diferente, tanto en la Judea de los últimos días del Primer Templo, como se refleja en Jeremías y en el sello, y también después de la destrucción en el exilio babilónico y hasta el período del Segundo Templo, como se ve en los escritos de Flavio Josefo.
Encuentran sellos hebreos de la época del Primer Templo Encuentran sellos hebreos de la época del Primer Templo Reviewed by Santiago JM on septiembre 04, 2017 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él