La Policía de Israel desbarata el casamiento de una niña de catorce años

La Policía impidió el casamiento de una niña de catorce años en el centro del país, arrestando al novio y al padre de la novia, instantes antes de la ceremonia.
Todo estaba listo, la comida, la música, el salón de fiesta.
El novio, de alrededor de veinte años, y el padre de la novia, que estaban por llevar a cabo la boda fueron detenidos mientras miembros de la familia y amigos se reunían en un salón de casamientos en Lod.
Delegados del Ministerio de Bienestar Social le dijeron al Canal 2 que no había forma de monitorear si el matrimonio se llevará a cabo en secreto en una fecha posterior, violando la ley israelí.Luego, los detenidos fueron dispuestos en arresto domiciliario, y la boda ilegal cancelada.
La niña pertenece a la secta judía jasídica de Breslov, según el reporte de la televisión.
El padre de la niña era rabino en la pequeña comunidad del Jasidismo de Breslov de la ciudad de Lod.
La Policía de Israel desbarata el casamiento de una niña de catorce años La Policía de Israel desbarata el casamiento de una niña de catorce años Reviewed by Santiago JM on agosto 30, 2017 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él