Cristianos egipcios ejecutados por no negar su fe

El grupo yihadista Daesh (conocido como Estado Islámico o ISIS) confirmó ser el causante del ataque que ocurrió el pasado viernes en el norte de Egipto contra tres vehículos (dos autobuses y una furgoneta) que conducía a cristianos coptos. 
En el acto terrorista murieron 29 personas, entre niños y adultos. Según relatos de los supervivientes los cristianos fueron asaltados por entre ocho y diez hombres enmascarados que les ordenaron bajar de los vehículos para a continuación exigirles uno a uno que renegaran de su fe en Jesús. 

Todos se negaron. Maher Twafik, familiar de varios fallecidos y supervivientes, aseguró que “les exigieron que pronunciasen la profesión de fe musulmana” y al negarse los asesinaron. 

Según Maher les quitaron el carné de identidad y les robaron los objetos de valor que llevaban puestos. Su sobrina sobrevivió al ataque, pero el esposo y la hija de un año y medio no sobrevivieron. LOS 21 MÁRTIRES DE LIBIA No es la primera vez que ocurre algo similar. 

Baste recordar el terrorífico asesinato grabado en Libia en febrero de 2015 por Daesh. Entonces 21 cristianos coptos fueron degollados. Los mártires ‘eligieron morir antes que negar a Jesús’ relataron las familias egipcias de los cristianos coptos. 

En el terrible video de su ejecución se ve cómo oran antes de morir, incluso alguno exclama '¡Jesús!' como su última palabra. Mariam Malik, esposa de Magued Suleiman y madre de Fifi, dos de los asesinados, asegura que Daesh les ofreció la conversión al islam 11 veces para salvar su vida.
Cristianos egipcios ejecutados por no negar su fe Cristianos egipcios ejecutados por no negar su fe Reviewed by Santiago JM on junio 08, 2017 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él