Rayo de proporciones bìblicas mata a mas de 300 renos


Una tormenta eléctrica ha causado la muerte a 323 renos en el parque natural de Hardangervidda, al sur de Noruega, informaron este lunes 29 de agosto de 2016 las autoridades de este país nórdico. Los cuerpos de los animales, que fueron descubiertos por un vigilante el viernes 26 de agosto por la noche e incluyen tanto a adultos como crías, fueron encontrados en un área de entre 50 y 80 metros de diámetro. "Es algo muy especial. He oído hablar de ganado muerto por rayos antes, pero no en proporciones tan grandes", declaró este lunes 29 de agosto a la televisión pública NRK Knut Nylend, de la estatal Agencia para el control de la naturaleza (SNO, por sus siglas en noruego). Nylend señaló que es usual que los renos se concentren en zonas reducidas, sobre todo en caso de mal tiempo. Personal de la SNO ha recogido este fin de semana pruebas para analizar los restos, aunque las autoridades todavía no han decidido qué hacer con los cuerpos. Hardangervidda es el área más grande dedicada a la cría del reno salvaje en Noruega, con una población de entre 10 000 y 11 000 ejemplares en 8.130 kilómetros cuadrados.



Rayo de proporciones bìblicas mata a mas de 300 renos Rayo de proporciones bìblicas mata a mas de 300 renos Reviewed by Santiago JM on agosto 29, 2016 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él