Apártate de la mentira!




Nuestros Sabios dicen que la mentira es equivalente a la idolatría. La verdad debe ser el signo distintivo de Israel, como está escrito: "El remanente de Israel no cometerá injusticias y no mentirá. No habrá en sus bocas lenguaje engañoso”. "Ellos son Mi pueblo; Mis hijos nunca mienten'".

La Torá nos enseña: "Aléjate de palabras falsas ". La Mentira es el único pecado del cual la Torá nos ordena "alejarnos", lo cual indica cuanto aborrece Di-s a la mentira, y cuanto debemos esforzarnos en evitarla.

Este es el castigo del mentiroso: aún cuando dice la verdad nadie le cree.

La mentira del comerciante, desafortunadamente tan difundida, es considerada una astucia del comerciante para obtener más ganancias. Uno no debe engañarse creyendo que tal comportamiento le hará prosperar. La ganancia derivada de la mentira son "riquezas acumuladas para el infortunio del que las gana".

Evita el decir cosas falsas;apártate de la mentira.


Proverbios 4:24



Apártate de la mentira! Apártate de la mentira! Reviewed by Santiago JM on octubre 04, 2015 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él