VÍDEO: Terroristas palestinos siembran el pánico en el Monte del Templo

Policías israelíes fueron atacadas en el Monte del Templo por unas decenas de jóvenes musulmanes, horas antes del inicio de Rosh Hashaná – el Año Nuevo judío.
En “honor” a Rosh Hashaná, varios jóvenes palestinos enmascarados atacaron a israelíes con bombas incendiarias, bengalas y piedras. La policía israelí respondió con granadas de gases lacrimógenos, hasta que lograron calmar a las masas violentas.
El objetivo era impedir a los judíos visitar el sitio más sagrado del judaísmo en la víspera del Año Nuevo judío.
Mientras que Israel proporciona acceso completo a los lugares sagrados de todas las religiones, los judíos son a menudo aterrorizados por los musulmanes que hacen todo lo posible para mantener a los judíos lejos de sus lugares sagrados.
Véalo usted mismo a continuación. Es una desgracia que esto suceda de forma rutinaria en la ciudad santa de Jerusalem – la capital de Israel.


VÍDEO: Terroristas palestinos siembran el pánico en el Monte del Templo VÍDEO: Terroristas palestinos siembran el pánico en el Monte del Templo Reviewed by Santiago JM on septiembre 27, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él