El video de la golpiza que recibieron los pastores por manifestantes Gay

Uno de los predicadores portaba un cartel que decía: “Arrepentíos” y “Jesús salva del pecado”. El video de la golpiza que recibieron los pastores salió por la televisión y muestra a un grupo de gente gritando y amenazando a los hombres durante el Pridefest Seattle. La policía identificó a los gay como parte de un grupo activistas llamado NOH8, un juego de palabras que significa “sin odio”.
Pero el odio es lo que se ve en las escenas. Un grupo de mujeres trató de ayudar a los pastores, pero otro grupo de hombres tiraron al suelo a un predicador en el suelo que luego fue pateado y golpeado hasta que alguien gritó que la policía había llegado.
Uno de los pastores necesitó puntos de sutura en su cabeza debido a una herida.
El vídeo ayudó a la policía arrestar a dos sospechosos – uno de ellos tiene un extenso historial criminal.
Esta no es la primera vez que los cristianos son atacados por activistas pro-LGBT en los Estados Unidos. El año pasado en agosto, un hombre abrió fuego en el interior de la sede del Consejo de Investigación Familiar en Washington, D.C. Cuando fue detenido, Floyd Lee Corkins, Jr. se declaró culpable de cometer un acto de terrorismo en contra de la organización pro-familia.
A finales de 2014, un grupo llamado “Angry Queers” [Homosexuales Furiosos, en traducción libre] causaron daños valorados en miles de dólares al destrozar una iglesia en Portland, Oregon, vinculada al Ministerio de Mars Hill. En ese momento, se emitió un comunicado en la prensa justificando que el ataque contra la iglesia había sido por su posición “anti-gay”.
El video de la golpiza que recibieron los pastores por manifestantes Gay El video de la golpiza que recibieron los pastores por manifestantes Gay Reviewed by Santiago JM on julio 03, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él