Una humanidad sin familias? Selecciones Biblicas

Podrán cambiar las épocas, haber catástrofes naturales que sepultarán ciudades enteras, intolerancias humanas que intentarán hacer desaparecer culturas y razas, se sucederán las guerras unas tras otras cada vez más cruentas, pero cuando las luces del último acto de la historia de la humanidad empiecen a apagarse, habrá hombres y mujeres corriendo desesperadamente a abrazarse con sus hijos, eso es justamente la familia.



Podemos concebir, como lo hubo, un mundo sin confort, sin velocidad, sin ciencia, hasta sin dinero, y sin muchas cosas más de nuestro tiempo, pero nadie puede imaginar una humanidad sin familias.

La familia es la cuna de la vida, es el ente formador del individuo en su perfil fisico, emocional y espiritual. Todo lo que existió y existe tuvo su nacimiento, esplendor y ocaso, su estabilidad y sus crisis y la familia no está ajena a este impacto.




Hoy, con todas las ciencias del conocimiento humano, ha entrado en su etapa de mayor crisis, un momento tan dramático como nunca antes había vivido. Nadie discutía la necesidad de una familia para criar a nuestros hijos, pero los conceptos han comenzado a bifurcarse cuando escuchamos declaraciones como las que dicen que el modelo de criar a los hijos entre padre y madre ha fracasado, por lo que hay que dar libertad a modelos nuevos, por ejemplo la unión de lesbianas u homosexuales adoptando hijos o recurriendo a los laboratorios para que se gesten en probetas.





Estas medidas se mencionan como una posible solución a la crisis que la familia atraviesa. Hablar de ejercer autoridad y exigir obediencia en el seno familiar, es escuchado con ceños fruncidos en una época donde se promueve la libertad y la igualdad. Así estamos y... ¿A dónde vamos? Apartarse de los designios divinos para la sagrada familia es acercarse al caos de la humanidad.





Sólo regresando al manual de vida la palabra dé Dios y a la fuente de la vida: el Dios de la Palabra, el hombre y la mujer, el padre y la madre, la familia de hoy tiene esperanzas





PODEMOS CONSEBIR UN MUNDO SIN CONFORT, SIN CIENCIA,HASTA SIN DINERO, PERO NADIE PUEDE IMAGINAR UNA HUMANIDAD SIN FAMILIAS.



...pero yo y mi casa, serviremos al SEÑOR. Josue 24:15
                                                              
Una humanidad sin familias? Selecciones Biblicas Una humanidad sin familias? Selecciones Biblicas Reviewed by Santiago JM on junio 23, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él