Les presentamos a otro ”Ángel de la paz” del Papa Francisco.

”Palestino” confiesa el asesinato de una turista polaca en Nazaret

 
Qutiba Atyan, de 21 años, domiciliado en la ciudad de Jericó en Cisjordania (Judea y Samaria), fue imputado por el asesinato de la turista cristiana Daria Magdalena Rozmiark, de 24 años, en Nazaret, el mes pasado. La jóven víctima. Rozmiark se encontraba en el país con su padre y otros cuarenta peregrinos visitando los sitios cristianos históricos, en abril pasado. El día que fue asesinada no se sintió bien y decidió quedarse en el hotel; mientras que el grupo salió a realizar un viaje. Luego salió a caminar cerca del lugar y se aventuró cerca de un sitio en construcción donde el Atyan estaba trabajando. Presuntamente, el palestino trató de besarla y cuando ella escapó, la persiguió y la estranguló. Luego arrastró su cuerpo a un bosquecillo cercano y lo cubrió con una caja que encontró y con piedras. Aytan alegó que tuvo miedo que Rozmiark lo denunciara a la policía porque estaba trabajando ilegalmente en Israel. Según el acta de acusación, Aytan ingresó ilegalmente varias veces a Israel, desde diciembre de 2014, y estaba trabajando y viviendo en el sitio de construcción donde encontró a Rozmiark. Tres días más tarde, Aytan le dijo a su padre que había visto un cadáver en la zona. El padre y un tío del sospechoso, que también estaban trabajando ilegalmente en Israel, inspeccionaron la escena y decidieron huir a Cisjordania para evitar problemas con la policía. Una vez fuera de Israel, los parientes del sospechoso notificaron a la policía sobre el hallazgo del cuerpo. Tras el hallazgo del cuerpo, al recibir la noticia, el padre de la víctima tuvo que recibir atención médica. El cuerpo de Rozmiark fue trasladado a Polonia para su entierro.

Extarído de Aurora Digital.El titular es de nuestra autoría y no compromete al sitio desde donde copiamos la nota
Les presentamos a otro ”Ángel de la paz” del Papa Francisco. Les presentamos a otro ”Ángel de la paz” del Papa Francisco. Reviewed by Santiago JM on mayo 31, 2015 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él