Un nuevo líder nace en Europa 'el flautista' que encandila a Grecia y da miedo a Europa


Por primera vez en la historia de la cabeza de la Iglesia Católica se encontrará con un líder de la izquierda radical. En la reunión, la agenda acordada se centra en la importante cuestión de la paz mundial y la necesidad de iniciativas adoptadas para evitar conflictos de guerra, el tema de la migración sobre todo después de las tragedias humanitarias en el Mediterráneo, así como las acciones necesarias para la protección de el medio ambiente


DECLARACIÓN DE ALEXIS TSIPRAS INMEDIATAMENTE después de su reunión

En nuestra reunión con Francisco hoy -que se refiere a menudo como "El Papa de los pobres" - que tuvimos la oportunidad de hablar de la crisis económica, así como la crisis de los valores humanos. Para hablar sobre la necesidad de la política para volver a inspirar a la gente en los valores que son colectiva, universal y de fondo en lugar de los valores actualmente pre-dominantes de lucro y el consumo material.

Hablamos de la necesidad de paz para volver en la tierra, para el cese inmediato de las intervenciones de guerra, la necesidad de rehabilitación de la solidaridad como un valor, y la necesidad de hablar acerca de la importancia de asegurarse de que la gente siempre cuentan más que las ganancias.

Nos rogó que seguir luchando contra la pobreza y para hablar en nombre de la dignidad de los seres humanos, así como las causas estructurales de la pobreza, que son la desigualdad en la distribución de la riqueza y la conducta desenfrenada de los mercados financieros.

Le pedimos que tome una iniciativa internacional para la terminación de los conflictos en el Medio Oriente y Ucrania; tratamos el tema de la migración que enorme plaga de nuestro tiempo y la necesidad de una revisión de la política de inmigración europea que genera crisis humanitarias en el Mediterráneo.

He traído a él la verdadera imagen de Grecia, un país que después de cuatro años de una política injusta de austeridad sigue hundiéndose dentro de la crisis una crisis asumiendo las proporciones de un desastre humanitario. Y le expliqué que lo que sucedió fue implementado con el fin de salvar a los bancos y no los seres humanos. Además, le dije que la mayoría del pueblo griego, y yo personalmente, están decididos a poner fin a esta política, algo que requiere el apoyo de las fuerzas más amplias de toda Europa.

Finalmente, acordamos que el diálogo entre la izquierda y la Iglesia cristiana debe continuar.
Podemos tener diferentes puntos de partida ideológicos; sin embargo, convergen en los valores comunes, como la solidaridad, el amor por el prójimo, la justicia social, y nuestra preocupación por la paz mundial.


Él es un ateo y un extremo de la izquierda. Su partido en Grecia se llama SYRIZA. Ha aparecido de la nada en el último par de años, casi por arte de magia. Él ha aterrizado en una situación más precaria. Grecia está roto. Es él el que arreglarlo, y también la UE, que está luchando y buscando a tientas en casi cualquier cosa para revivir Europa? Todos los ojos están puestos en este hombre.



A sus 40 años, sería el líder más joven de la historia del país y el primero que lleva al poder a un partido de izquierda-izquierda. Estos datos serían llamativos de por sí, pero hay algo más: Grecia es un país en caos, atrapado en la recesión y estructuralmente en quiebra. Sus problemas se han contagiado a Europa y han transformado el paisaje político dentro y fuera de sus fronteras. En este clima volátil, la idea de que llegue al poder un partido desconocido, parcheado con fragmentos de partidos de izquierdas y liderado por un inexperto con ideas aparentemente ingenuas, provoca algo más que fascinación en Grecia y Europa. Provoca miedo.




Alexis Tsipras nació en Atenas el 28 de julio de 1974, cuatro días después de la caída de la dictadura militar y la vuelta de la democracia a Grecia. Es el pequeño de tres hermanos, hijo de un ingeniero civil y una ama de casa. Se alistó en las Juventudes Comunistas a los 14 años, fue elegido presidente del consejo escolar y obtuvo fama a nivel nacional en el invierno del 90, cuando la mayoría de los institutos fueron clausurados por las protestas estudiantiles. Al graduarse, Tsipras dejó las Juventudes y militó en partidos más moderados de izquierda. Estudió ingeniería y se convirtió en un destacado líder de la política universitaria. "Siempre fue decidido, pragmático", dice Andreas Karitzis, miembro del Comité Central de Syriza y amigo de universidad de Tsipras. "Tenía una sorprendente habilidad para identificar metas asequibles y hacer lo que fuera necesario para conseguirlas".

Alexis es un buen tipo. Frente a la mayoría de políticos, no es arrogante, chulesco ni agresivo. Es un hombre afable, pegado a la realidad y simpático: alguien que se preocupa realmente por el prójimo. "Es el tipo de tío con el que te tomarías una cerveza... y eso no es algo que diría de la mayoría de políticos", dice el periodista Christoforos Kasdaglis. Cuando Tsipras acepta una invitación para presentar un libro -lo ha hecho dos veces con Kasdaglis- lo lee antes y se vuelca en decir ideas interesantes de la obra. Su encanto natural, palpable en todos los sitios con la posible excepción del estrado de los mítines, no parece un cálculo político.

Todos los que han trabajado con Tsipras subrayan su capacidad de adaptación. "No es un kamikaze", dice su amigo Andreas Karitzis. "Puede leer cualquier situación y entiende lo que se puede conseguir y lo que no. Es como un ajedrecista".

Y ha evolucionado. Desde que llegó al liderazgo de Syriza, se ha reunido con mentores y expertos de todas las áreas. "En estos seis años, se ha vuelto más sofisticado y culto", dice uno de sus asesores. "Empezó con una visión estrecha de las cosas, pero es un hombre abierto y trabajador". Al parecer, ha mejorado su manejo del inglés, que le dio algún disgusto, como cuando llamó Frozen War (Guerra congelada) al conflicto de EEUU y la URSS en un discurso en la Universidad de Columbia.



Un nuevo líder nace en Europa 'el flautista' que encandila a Grecia y da miedo a Europa Un nuevo líder nace en Europa 'el flautista' que encandila a Grecia y da miedo a Europa Reviewed by Santiago JM on febrero 23, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él