¿En qué países del mundo es legal el matrimonio de parejas del mismo sexo?


Alabama es el más reciente estado de EE.UU. que ha cambiado su política sobre el matrimonio homosexual y ya empezó a emitir licencias matrimoniales para parejas del mismo sexo.
Esto, a pesar de las instrucciones del jefe de la Corte Suprema de Justicia de Alabama Roy Moore a los jueces de legalización de no acatar la norma federal.
En Europa, la baja participación en un referéndum en Eslovaquia el sábado fracasó en reforzar la prohibición de bodas gay y la adopción para parejas del mismo sexo.
La votación, organizada por Alliance for the Family, también le preguntó a los votantes si la educación sexual y la eutanasia deberían ser opcionales.
Los siguientes son los 18 países que han legalizado el matrimonio del mismo sexo y dos que permiten la unión en algunas jurisdicciones o estados dentro del país.
Países en que los matrimonios de parejas del mismo sexo es legal
2000 Países Bajos
2003 Bélgica
2005 Canadá
2005 España
2006 Sudáfrica
2009 Suecia
2009 Noruega
2010 Portugal
2010 Islandia
2010 Argentina
2012 Dinamarca
2013 Uruguay
2013 Nueva Zelandia
2013 Francia
2013 Inglaterra / Gales
2013 Brasil
2014 Luxemburgo
2014 Escocia
Países en que los matrimonios de parejas del mismo sexo es legal en algunas jurisdicciones
2003 Estados Unidos
2009 México
Fuente: Pew Research Center, enero, 2015
¿En qué países del mundo es legal el matrimonio de parejas del mismo sexo? ¿En qué países del mundo es legal el matrimonio de parejas del mismo sexo? Reviewed by Santiago JM on febrero 10, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él