Última oportunidad de ver el cometa Lovejoy en 8.000 años



El cometa Lovejoy, descubierto recientemente, podrá ser visto por última vez este sábado desde la Tierra hasta que vuelva a aparecer dentro de 8.000 años.

Con su estela verde, el cometa hace días que está pasando cerca de nuestro planeta.

Será posible verlo durante horas de la noche en el Hemisferio Norte siempre que el cielo esté despejado.

Los aficionados a la astronomía señalaron este día en sus calendarios como una oportunidad única.

La última vez que este cometa entró en el sistema solar fue hace 11.500 años.
Astrónomo aficionado

Terry Lovejoy, un astrónomo aficionado de Australia lo descubrió el pasado agosto.Los cometas se hacen visibles desde la Tierra cuando se aproximan al Sol.

El cometa ya fue visible el 7 de enero cuando pasó a 77 millones de kilómetros de la Tierra.

Los cometas se hacen visibles desde la Tierra cuando se aproximan al Sol y sus colas de hielo se convierten en gas.

El cometa más famoso, el Halley, aparece cada 75 o 76 años.

Última oportunidad de ver el cometa Lovejoy en 8.000 años Última oportunidad de ver el cometa Lovejoy en 8.000 años Reviewed by Santiago JM on enero 24, 2015 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él