Una Biblia lo salva de dos disparos en su pecho


Un chofer de bus de Dayton, Ohio sobrevivió el ataque de tres jóvenes, quienes lo cortaron con un cuchillo y le dispararon dos veces en el pecho y una en la pierna.
Afortunadamente para Rickey Waggoner, las dos balas que fueron hacia su pecho fueron detenidas por un Nuevo Testamente que portaba en su bolsillo.
“Hubo algún tipo de intervención”, dijo el sargento Michael Pauley, del Departamento de Policía de Dayton, “porque no debería estar aquí”.
Waggoner, estaba intentando reparar su bus a un lado de la pista cuando los tres desconocidos lo atacaron. La policía dijo que el ataque fue probablemente parte de algún rito de iniciación en una pandilla.
El chofer del bus dijo “Yo tenía un libro de bolsillo “, dijo Waggoner en la llamada al 911. “Al principio pensé que había pasado. Sentí como si hubiera sido golpeado con un martillo en el pecho. Y cortado el brazo”.
De acuerdo con el informe de la policía, Waggoner compró la Biblia de bolsillo hace una semana
Sin saber que esta le salvaría su vida.
Una Biblia lo salva de dos disparos en su pecho Una Biblia lo salva de dos disparos en su pecho Reviewed by Santiago JM on febrero 27, 2014 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él