Joel Osteen: "La Biblia dice que la homosexualidad es pecado pero yo no voy a predicarlo"


El tele-evangelista Joel Osteen, pastor de la mega iglesia Lakewood Church,  fue invitado al programa de Larry King, donde habló de diferentes temas, pero lo que llamó más atención  fue su punto de vista sobre los gays.

Larry le preguntó a Osteen, "¿Cuáles es su punto de vista sobre la homosexualidad?" A lo que Osteen respondió: "Lo mismo que ha sido siempre. Creo que la Escritura dice que es un pecado, pero yo siempre digo que no estamos en contra de nadie" según publica Huffington Post.

Larry le presionó para explicar, comentando: "¿Cómo puede ser pecado si no sabemos cuál es su causa?".

"Hay muchas cosas que no entiendo Larry, tan sólo no quiero predicar sobre eso, no quiero predicar al respecto", dijo Osteen.

Larry preguntó: "¿El matrimonio gay te molesta?", Osteen dijo: "A mí no me molesta. Desde el punto de vista de las Escrituras, no es lo que enseñaría de mi fe, pero no me molesta".

La entrevista con Larry King es otro ejemplo de los mensajes poco precisos ofrecidos por el Rev. Osteen sobre los homosexuales. El 02 de octubre 2013 el pastor Osteen se unió a Josh Zepps en Huff Post para una entrevista donde dijo respecto a los homosexuales: "No importa quien los quiere o no los quiere, lo único que importa es que Dios los quiere, los acepta y lo aprueba". 

"Yo creo que Dios le dio vida a todas las personas y que cada persona está hecha a imagen de Dios y hay que aceptarlos como son. No estoy aquí para predicar el odio o empujar a la gente hacia abajo". dijo Osteen.
Joel Osteen: "La Biblia dice que la homosexualidad es pecado pero yo no voy a predicarlo" Joel Osteen: "La Biblia dice que la homosexualidad es pecado pero yo no voy a predicarlo" Reviewed by Santiago JM on febrero 27, 2014 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él