Mónica Spear, la ex miss Venezuela recientemente asesinada era evangélica

La ex miss Venezuela 2004 y exitosa actriz de telenovelas Mónica Spear, su exesposo, el irlandés Thomas Henry Berry fueron asesinados por delincuentes, después que su auto cayó en un bache de la autopista Puerto Cabello-Valencia, en la zona centro costera del país.

Mientras una grúa subía el automóvil en una plataforma para continuar la marcha aparentemente llegaron unos delincuentes para robarlos. Los primeros datos recabados por la policía científica indican que Spear y su familia se encerraron en el vehículo, que fue tiroteado. Según su manager la actriz recibió un disparo mortal y su esposo tres balazos. Ambos fallecieron. La niña sobrevivió al ataque con una herida en la pierna.

Spear, nacida en Maracaibo, estado Zulia, en 1984, tuvo un corto pero fulgurante paso en la televisión venezolana.

En declaraciones a la prensa tras su trágica muerte, la familia de Mónica ha destacado que la actriz era muy "dulce y especial", y resaltó que era cristiana evangélica.

Como cuenta “Vida Cristiana” Mónica Spear Mootz se coronó Miss Venezuela 2004 y representó su país en Miss Universo de ese año en Tailandia (donde quedó cuarta). Entonces Spear residía con sus padres en Orlando, Florida, EE.UU., donde ella y toda su familia asistían a la iglesia Centro Cristiano Restauración. Era graduada de Arte Dramático.

Al preguntársele tras su elección si algún día soñó con ser Miss Venezuela, ella respondió: "Primero que nada,esta victoria es de Dios. Sí lo había soñado. Yo quería influenciar a los jóvenes; no a cien, no a mil, sino a millones. En diciembre del año 2003 me propuse varias metas y lo escribí en mi librito. Primero que nada escribí,tener a Dios en mi vida y en todo lo que hago, y reconocerlo. Segundo, quería graduarme en agosto del 2004 de la universidad, y lo logré. Otra de mis metas era ser Miss Venezuela 2004". Añade ella: "Creo que cada persona tiene que tener un plan en la vida, y eso lo aprendí en mi iglesia. Tienes que tener un plan, escribirlo, tener una estrategia, y darle el crédito a Dios por todo lo que haces".

Recalcaba también Spear que su responsabilidad número uno era ser el vivo ejemplo de Dios. Que la gente pudiera ver que es feliz porque Dios está en ella. Además, con la organización Miss Venezuela ella hacía obras benéficas para niños pobres y enfermos de SIDA.

Su mensaje a los jóvenes fue en aquel momento: "Confía en el Señor y ten un plan. Uno tiene que tener un plan en la vida. No te quedes ahí parado, camina. Si estás en el mal camino, Dios te va a decir, 'Párate, vas por mal camino'. Tú sólo das la vuelta y sigues para el otro lado. No importa dónde te pares, tengas mucho o poco, hay que darle el crédito a Él".

Spear en la actualidad dirigía ASODECO , una ONG de ayuda a personas con discapacidad.
Mónica Spear, la ex miss Venezuela recientemente asesinada era evangélica Mónica Spear, la ex miss Venezuela recientemente asesinada era evangélica Reviewed by Santiago JM on enero 12, 2014 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él