Le prohíben ingresar a un estadio por parecerse a Jesucristo

Un hombre fue prohibido de ingresar a un estadio en el En el Reino Unido, donde se realizaba la final de una competencia de tiro de dardos.  

El hombre, identificado como Nathan Grindal, no pudo ingresar al estadio debido a su parecido con Jesucristo. Es la segunda vezque Grindal resulta discriminado por esta razón en el mismo torneo, según publica RT.

En 2012 durante un torneo de tiro de dardos en Somerset, Nathan Grindal, de 34 años, fue expulsado del estadio por su parecido con Jesucristo. Nathan se había dejado crecer el cabello y la barba, y apareció en las tribunas de la final del torneo de dardos Cash Converters Players Championship. 

Después de que la multitud lo viera en la pantalla grande, la mayoría de los 5.000 asistentes empezó a gritar el nombre de Jesús. El desorden causado fue tan grande que los organizadores del torneo se vieron obligados a pedir a Grindal que abandonara el estadio.

Cuando la semana pasada el hombre trató de volver para ver el torneo de este año, los agentes de seguridad no le permitieron entrar. "Me sentí muy intimidado. El jefe de seguridad me dijo que no me dejaría entrar en el torneo, ya que no quieren que se repita lo del año pasado. Pero no es mi culpa si me parezco a Jesús", dijo al diario 'Mirror'.

"Al recordar el efecto perturbador que produjo su aparición el año pasado, los organizadores, tomaron la decisión de no permitir que el señor Grindal entre en el complejo", dijo un portavoz del estadio. La PDC se negó a comentar lo sucedido.



Le prohíben ingresar a un estadio por parecerse a Jesucristo Le prohíben ingresar a un estadio por parecerse a Jesucristo Reviewed by Santiago JM on diciembre 18, 2013 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él