Papa reza el Padre Nuestro con evangélicos brasileños

“Caminando por la comunidad, le mostré donde estaba el templo -evangélico-, él pidió que fuéramos allí para darles la bienvenida. El Papa habló con el pastor y la gente que estaba allí, y los invitó a rezar un Padre Nuestro”, dijo, el sacerdote Márcio Queiroz.

“El Papa se detuvo frente a la iglesia y rezó con los fieles de la Asamblea de Dios, que estaban en la puerta.
Así que le pidieron una bendición. Fue un momento ecuménico, espontáneo y muy hermoso”, dijo, el portavoz del Vaticano, el padre Federico Lombardi. Suceso que ocurrió tras su visita a la comunidad de Varginha, en el Complejo de Manguinhos, Brasil.

“Estábamos en la congregación, y recibimos un representante de su equipo (Papa Francisco). Cuando me preguntaron si podría venir aquí. Aceptamos, por supuesto, después de todo somos hermanos en Cristo. Se trata de una interacción positiva, nosotros (los cristianos) hemos aprendido que siempre hay esta diferencia y no se debe luchar”, dijo el pastor Elenilson Ribeiro, de las Asambleas de Dios.

El pastor de la iglesia Asambleas de Dios, Eliel Magallanes, de la misma comunidad, comentó para medios locales: “Con la visita del Papa Francisco nos quedamos muy contentos. Salimos de la iglesia para apoyar a las personas que necesitaban ir al baño a beber un poco de agua”, comentó.
Papa reza el Padre Nuestro con evangélicos brasileños Papa reza el Padre Nuestro con evangélicos brasileños Reviewed by Santiago JM on agosto 06, 2013 Rating: 5

1 comentario

  1. Anónimo9/03/2013

    La pregunta del millon, que tienen que ver las imagenes y todas estas estupideces que dicen estas personas. Solo miran a un catolico y dicen que ISAIAS aqui y ISAIAS aca. Creo que la visita del Santo Padre a las Iglesias Evangelicas es un comienzo de dialogo y de cambio. Pero si quieren puede llegar Benny Hinn un ladron estafador, pero es la luz para ustedes.

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él