Insólito: Ex Pastor crea el primer "sex shop" para cristianos en Internet

Ámsterdam, Holanda.- Una muestra mas del alto grado de libertinaje en nuestra sociedad y de algunos seudo cristianos.

Un ex pastor protestante holandés reconvertido a sexólogo acaba de crear el primer 'sex shop' para cristianos en Internet del que se tiene noticia en Europa, bautizado El jardín del amor, especialmente concebido para cristianos, informa hoy el periódico holandés Algemeen Dagblad online.

El patrocinador del proyecto es Marc Angenent, un ex predicador y actual experto en sexología, que decidió abrir esta nueva tienda online, en la cual, entre otros productos, se pueden encontrar vibradores, condones o cadenas metálicas.

No obstante, la página intenta mantener cierto decoro. En la presentación de la tienda virtual se asegura que se trata de una web "libre de pornografía y sin mujeres desnudas".

"Dentro del mundo cristiano hay demasiada vergüenza a la hora de hablar de sexo. Por suerte, en las últimas décadas las cosas han cambiado. No obstante, todavía hay muchas personas que tienen dificultad a la hora de hablar de sus problemas sexuales", asegura Angenent en declaraciones al periódico holandés.

En principio, en el Jardín del amor (Liefdestuin) se pueden encontrar todo tipo de objetos para satisfacer los placeres sexuales, incluidos juguetes y accesorios de todo tipo.

Según Angenent, no existe un "cliente tipo cristiano" y otro "cliente tipo no cristiano". No obstante, el sexshop online está pensado para que los cristianos accedan sin temor a ese mundo, asegura.
Insólito: Ex Pastor crea el primer "sex shop" para cristianos en Internet Insólito: Ex Pastor crea el primer "sex shop" para cristianos en Internet Reviewed by Santiago JM on julio 09, 2013 Rating: 5

1 comentario

  1. Anónimo7/20/2013

    esto va en contra de los Mandamientos de DIos, DIos es nuestro mejor sexologo. este hombre que se dice ser sexologo no es mas que un embajador de satanas

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él