Pastor pide dinero para reparar su helicóptero y dice que a cambio Dios les dará un automóvil

Un pastor de Texas ha pedido dinero a sus seguidores 

para arreglar su helicóptero, alegando que Dios les daría un auto nuevo en "52 días o 52 semanas".

 Ira V. Hilliard, pastor de la Iglesia Nueva Luz, ha pido a sus feligreses hacer un aporte de al menos 52 dólares, para que Dios le bendiga con un auto nuevo". ¿Necesitas un automóvil mejor?, ¿quieres comprar el auto de tus sueños o un vehículo de lujo?", preguntaba el obispo a su congregación.

"Tenemos una necesidad urgente y el Señor dijo que puede ser tu oportunidad para que veas su sabiduría y sus ganas de ayudarte. Las Escrituras enseñan que cuando das a un reino necesitado, Dios levantará su poder, su influencia y su capacidad para ayudarte", continúa el pastor en su comunicado. 

"Creo con todo mi corazón que este mensaje es para ti y tú tienes que hacer algo hoy, que es el día clave para solucionar el problema", señalaba el religioso, que precisó que cada persona que ayudara con 52 dólares recibiría en "52 días o 52 semanas" el auto o el sueño que quisiera que se cumpliera.

Por su parte, el pastor Saiko Woods mostró su disconformidad con esta la petición de recaudación de fondos, recalcando que eso de los 52 dólares por 52 semanas o 52 días era "una total blasfemia". No obstante, dijo que no veía "nada de malo” en que los cristianos ricos ayuden a sus iglesias, siempre y cuando "sus riquezas hayan sido obtenidas honestamente", precisó. 
Pastor pide dinero para reparar su helicóptero y dice que a cambio Dios les dará un automóvil Pastor pide dinero para reparar su helicóptero y dice que a cambio Dios les dará un automóvil Reviewed by Santiago JM on junio 24, 2013 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él