Corea del Norte: Soldados entrenan disparando a blancos con rostros estadounidenses


El régimen de Kim Jong-un difundió por la televisión pública un clip en el que se ve a los militares disparando contra ilustraciones de “su gran enemigo”.

Corea del Norte: Soldados entrenan disparando a blancos con rostros estadounidenses


Pyongyang. Tras la alerta de guerra que declaró Corea del Norte en contra del Seúl y Estados Unidos, el gobierno no ha dejado de provocar a ambas naciones con videos e insinuaciones como las emitidas en un video.
La cinta muestra la motivación de los soldados norcoreanos, que se arengan entre ellos a la hora de entrenarse.
Los objetivos contra los que disparan son dos bien marcados:soldados estadounidenses y civiles surcoreanos.

Corea del Norte: Soldados entrenan disparando a blancos con rostros estadounidenses Corea del Norte: Soldados entrenan disparando a blancos con rostros estadounidenses Reviewed by Santiago JM on abril 03, 2013 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él