Una ‘megatormenta’ de granizo, lluvia y viento ha causado innumerables destrozos materiales

Este domingo en la ciudad argentina de Mar del Plata. "Es la mayor que se recuerda en 30 años", según fuentes de la administración local.

Video: Un ‘diluvio’ de bolas de hielo devasta Mar del Plata

Las imágenes emitidas por la televisión local muestran viviendas y automóviles dañados, cristales de tiendas destrozados, árboles caídos y postes de alumbrado derrumbados, lo que afectó al suministro eléctrico en algunos puntos de la ciudad.

Pese a todo, estas bolas de granizo de hasta cinco centímetros, no han causado víctimas ni heridos, según  las autoridades.


Tormenta de granizo en Mar del Plata causa... by Globovision

Además de los daños materiales, este fenómeno podría afectar a la economía de la ciudad, considerada el principal lugar de veraneo de Argentina, por los destrozos que esta tormenta ha ocasionado en muchos de los balnearios y locales de la ciudad.
 Una de las tormentas más fuertes registradas en los últimos 30 años" Pese a que el Servicio Meteorológico había anunciado que se esperaba tiempo inestable para el día de ayer, nada hacía prever que sería "una de las tormentas más fuertes registradas en los últimos 30 años", según señalaban fuentes de la administración local.



Una ‘megatormenta’ de granizo, lluvia y viento ha causado innumerables destrozos materiales Una ‘megatormenta’ de granizo, lluvia y viento ha causado innumerables destrozos materiales Reviewed by Santiago JM on febrero 28, 2013 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él