El Sucesor se enfrentará a uno de los momentos más desafiantes de la historia de la Iglesia católica.

Este jueves es el último día de Benedicto XVI en el papado y muchas especulaciones giran alrededor de quién será el nuevo santo padre que, sin duda, se enfrentará a uno de los momentos más desafiantes de la Iglesia tras los recientes escándalos.


La gran sorpresa que generó la renuncia de Benedicto XVI ha abierto un debate sobre la crisis de la Iglesia en la actualidad, la pérdida de fe en la institución por parte de los fieles, y por supuesto cuáles deberían ser las cualidades del sucesor de Joseph Ratzinger, quien en su última audiencia este 27 de febrero reconoció que durante sus 8 años tuvo "momentos difíciles".

"Abusos de menores, la intervención de congregaciones religiosas, de movimientos, el arreglo de situaciones que se daban en torno al IOR, que es el banco vaticano, y una infinidad de cosas mayores y menores, pero el papa no tuvo problemas y lo enfrentó", sostiene Alejandro Russo, un sacerdote de la Archidiócesis de Buenos Aires.

La fiebre sobre la elección del papa que sobrevino a la renuncia de Benedicto XVI dio lugar a variadas interpretaciones respecto al perfil y el país de origen del futuro sumo pontífice. Enseguida, los medios de comunicación apuntaron que podría ser el momento de un papa latinoamericano a raíz del peso de la región, pues un 40% de la comunidad católica mundial reside en esta zona.

Sin embargo, el lugar de pertenencia del nuevo pontífice pareciera no ser una condición para asegurar un cambio de visión en el máximo cargo de la Iglesia.

"No es tanto cuestión de que sea latinoamericano, sino de dónde tiene el corazón, porque por ejemplo monseñor Sandri es argentino y yo muero de angustia si lo nombran a Sandri papa, en cambio, por ejemplo, si en el cónclave anterior lo hubieran elegido a Martí, que era italiano, europeo, yo hubiera saltado en una pata. Es decir, la cuestión no está tanto de dónde viene, sino hacia dónde va", indicó el sacerdote Eduardo de la Serna.

Por su parte, los fieles parecen estar cada vez más al margen de la gestión papal y de la influencia de la Iglesia en la práctica religiosa, pues reprochan los escándalos de la institución en los últimos años.

Así, en un escenario absolutamente inédito para la Iglesia católica -marcado por graves denuncias de intrigas y corrupción en el interior de la Santa Sede, y las expectativas por el origen y las cualidades del nuevo papa- la única certeza respecto a la elección del santo padre parece ser que su gestión deberá enfrentar uno de los momentos más desafiantes de la historia de la Iglesia católica.


El Sucesor se enfrentará a uno de los momentos más desafiantes de la historia de la Iglesia católica. El Sucesor se enfrentará a uno de los momentos más desafiantes de la historia de la Iglesia católica. Reviewed by Santiago JM on febrero 28, 2013 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él