Sexo del siglo XXI: mujeres robot, la nueva prostitución en Ámsterdam



Ingenieros neerlandeses han conmocionado al mundo con la afirmación de que en pocos años las famosas prostitutas de Ámsterdam serán reemplazadas por robots.

Ingenieros neerlandeses han conmocionado al mundo con la afirmación de que en pocos  años las famosas prostitutas de Ámsterdam serán reemplazadas por robots.
Esta revolución tecnológica será posible gracias a la labor de los ingenieros que han creado una nueva generación de androides, hechos de un material resistente a las bacterias.
Sexo con beneficios
Sexo más seguro, desaparición de la prostitución infantil, reducción de las enfermedades de transmisión sexual... todo son ventajas en ese terreno según impulsores.
Además, los autores de la idea aseguran que este tipo de prostitución resolverá muchos problemas. Por ejemplo, privará  a los hombres del sentimiento de culpabilidad ante su pareja, ya que "después de realizar un acto sexual con un robot probablemente no lo considerarán como infidelidad”.
Al principio, utilizar los servicios de un robot en Ámsterdam será posible en clubes especiales que funcionarán bajo el  sistema ‘todo incluido’.
No obstante, este tipo de ‘entretenimiento’ no estará al alcance de todos los bolsillos, ya que  el servicio costará alrededor de 7.500 de euros. Por este precio el cliente  tendrá la posibilidad de elegir cualquier nacionalidad del androide con una inmensa variedad de sus características morfológicas.
A mediados de abril de este año los investigadores Ian Yeoman y Michelle Mars de la Universidad de Wellington de Nueva Zelanda publicaron un informe, en el que afirman que “para el 2050 los robots sexuales se convertirán en los principales protagonistas del sexo”.


Sexo del siglo XXI: mujeres robot, la nueva prostitución en Ámsterdam Sexo del siglo XXI: mujeres robot, la nueva prostitución en Ámsterdam Reviewed by Santiago JM on enero 09, 2013 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él