Un gigantesco asteroide pasa muy cerca de la Tierra a toda velocidad

Se cree fue responsable de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de año

El asteroide Toutatis, perteneciente al grupo de los peligrosos, está pasando cerca de la Tierra, a una velocidad de 11 kilómetros por segundo.
Dentro de unas horas el cuerpo celestial se aproximará a nuestro planeta a una distancia de 7 millones de kilómetros o 18 veces más lejos que la órbita de la Luna.

Está demasiado lejos como para presentar una amenaza de impacto pero lo suficientemente cercano como para ofrecer una vista espectacular a través de telescopios modernos.
El asteroide Toutatis, de 4,6 kilómetros de longitud y 1,9 kilómetros de ancho, provocaría daños catastróficos si impactara en la Tierra. 

Los científicos creen que el choque de un cuerpo de al menos un kilómetro de largo tendría consecuencias de relevancia global, tales como el cambio del clima mundial por muchos años.

El asteroide, que se cree fue responsable de la extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años, medía 10 kilómetros.

Según los científicos, no será hasta el año 2196 en que el Toutatis se acerque a 2,96 millones de kilómetros de la Tierra.


VEA TAMBIÉN EL ESTUDIO DE LAS PROFECÍAS MAYAS VS LA BIBLIA CLICK AQUI


Un gigantesco asteroide pasa muy cerca de la Tierra a toda velocidad Un gigantesco asteroide pasa muy cerca de la Tierra a toda velocidad  Reviewed by Santiago JM on diciembre 11, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él