DUREZA DE CORAZÓN,EXCELENTE MENSAJE


"El hombre que reprendido endurece la cerviz, de repente será quebrantado, y no habrá remedio" (Proverbios 29:1).

La palabra hebrea para reprendido en este versículo se refiere a la enseñanza correctiva y las palabras para decir sin remedio significan "sin cura, sin posibilidad de liberación." Este versículo nos dice, en primer lugar, que la dureza de corazón es el resultado de rechazar repetidas advertencias y hacer a un lado todo el galanteo de la verdad. En segundo lugar, nos dice que con el tiempo tal dureza se hace imposible de curar. Entonces, ¿quiénes son las personas que más a menudo escuchan estas advertencias? Supuestamente ellos son cristianos; son quienes se sientan en la casa de Dios cada semana a escuchar los sermones de reprensión.

Usted puede preguntar, "¿Qué es exactamente un corazón duro?" Es uno que determinadamente se resiste a obedecer la Palabra de Dios, es imposible de mover e inmune a la reprensión y advertencias del Espíritu Santo.

La trágica verdad es que a pesar de escuchar los mensajes de fuego enviados desde el cielo, multitudes de cristianos no practican lo que oyen. Se niegan a permitir la entrada de Dios en ciertas áreas de su vida y mientras continúan oyendo sin escuchar la dureza empieza a arraigarse.

Por el contrario, hay muchos pecadores cuya dureza de corazón ha sido curada. Al principio maldijeron a Cristo y enojados sacudieron el puño en la cara de Dios. Pero cuando oyeron el evangelio y sintieron el reproche puro y amoroso del Espíritu Santo, sus corazones se derritieron. Ellos se arrepintieron y se volvieron a Jesús.

La vida del hijo de Madalyn Murray O'Hair ilustra esto. Había sido criado probablemente, en el hogar más ateo en América y más tarde trabajó para su madre, en cruzadas contra Dios y la religión. Pero al oír el evangelio, fue gloriosamente salvo y se convirtió en un ministro, predicando a Cristo en vez de maldecirlo. La dureza de este hombre fue curable también porque él no se había sentado bajo sermones de reprensión para continuamente rechazarlos.

En mi experiencia, el más duro corazón, la especie de los incurables o irremediables, siempre han estado al alcance de la voz de la predicación ungida por El Espíritu Santo. Tal dureza no existe en frío, en iglesias muertas o formales donde el evangelio ha sido corrompido por generaciones. No, siempre se encuentra donde una palabra pura se predica desde el púlpito y es rechazada en las bancas.

SUSCRIBETE RAPIDO Y FÁCIL 
A NUESTROS BOLETINES 

Es una manera clave de hacer evolucionar tu experiencia CON DIOS . Es todo lo que amas aprender de ÉL, estamos para darte más conocimiento y recursos Bíblicos totalmente gratis.

 RECIBIRÁS UN AVISO CADA VEZ QUE PUBLIQUEMOS UNO NUEVO TEMA!


DUREZA DE CORAZÓN,EXCELENTE MENSAJE DUREZA DE CORAZÓN,EXCELENTE MENSAJE Reviewed by Santiago JM on noviembre 08, 2012 Rating: 5

No hay comentarios

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él