CÓMO CUMPLE DIOS SUS PROMESAS?




Promesas de Dios a todos los creyentes, pues esta escrito en :
Segunda  Pedro 1 afirma:...todas las cosas  que pertenecen a la  vida y a la piedad nos han sido dadas por
su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos  llamó por su gloria  y excelencia, por medio
de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas... (vv. 3-4).
Entre esas grandísimas promesas (condicionales  e incondicionales) están  las siguientes:

Provisión para nuestras necesidades (Mateo 6:25-34).

Respuesta a la oración (Mateo 7:7-11; 1 Juan 5:14-15).

Todo lo que necesitamos para  vivir para Él  (2 Pedro 1:3-4).

Recompensas por el servicio  (2 Corintios 5:10).

Ayuda en la oración (Romanos 8:26).

Vida eterna (Juan 3:16;5:24).

Un hogar en los cielos (Juan 14:1-4).

Seguridad de salvación (Juan 10:29).

El Espíritu Santo dentro de nosotros (Efesios 1:13-14).

Dones espirituales (Romanos 12:3-8;  1 Corintios 12).

Perdón por los pecados diarios  (1 Juan 1:9).

Paz mental (Filipenses 4:7).

Una manera de vencer la tentación  (1 Corintios 10:13).

Sabiduría en tiempos de prueba (Santiago 1:5).

Poder para vivir (Efesios 1:19;3:20).

Acceso a Dios mediante la oración (Efesios 3:12).

Misericordia y gracia en tiempos  de necesidad  (Hechos 4:16).

La iluminación del Espíritu  (1 Corintios 2:6-16).

Libertad de las garras del pecado (Romanos 6:22).

Disciplina en amor (Hechos 12:3-11).

Capacidad de hacer que Satanás huya (Santiago 4:7).

Resurrección a la gloria (1 Tesalonicenses  4:16-17).

Fortaleza para hacer la voluntad de Dios (Filipenses 4:13)

CÓMO CUMPLE DIOS SUS PROMESAS? CÓMO CUMPLE  DIOS SUS  PROMESAS? Reviewed by Santiago JM on octubre 06, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él