Una revolución política estallaría en Europa tras la crisis

 La crisis europea ha causado un “daño 

genuino”

Una revolución política estallaría en Europa tras la crisisSegún el Premio Nobel de Economía 2011, existen grandes desacuerdos e intereses entre las democracias europeas Joel Saget Las crisis fiscales suelen desencadenar revoluciones políticas y eso es lo que probablemente pasará en Europa debido a su crisis de deuda soberana, augura el Nobel de Economía, Thomas Sargent. “Las crisis fiscales producen con frecuencia revoluciones políticas, y por revolución quiero decir un nuevo diseño de la Constitución sobre quién elige qué y cuándo”,

 dijo Thomas Sargent, durante una conferencia en Taipei sobre la crisis europea.  Los Estados Unidos son un ejemplo, ya que los padres fundadores escribieron una nueva Constitución para proteger sus intereses en la década de 1780, anotó el economista estadounidense.  Los padres de la patria norteamericana pidieron al Gobierno que pagase sus deudas y que el Ejecutivo central rescatase a los gobiernos subordinados, precisó Sargent, Premio Nobel de Economía 2011.  En el caso europeo no es fácil predecir la forma que tomará la revolución, que probablemente adoptará diversos tipos dependiendo de cada uno de los países, dijo, y añadió, “existen grandes desacuerdos e intereses muy diferentes entre las democracias europeas”.  La crisis europea ha causado un “daño genuino” a la economía mundial, ya que “ha inyectado grandes cantidades de incertidumbre económica derivada de la incertidumbre política”, señaló.  “No sé cómo se resolverá finalmente”, estimó Sargent, de 69 años, quien reiteró que la crisis no es sólo económica sino también política.



Una revolución política estallaría en Europa tras la crisis  Una revolución política estallaría en Europa tras la crisis Reviewed by Santiago JM on septiembre 20, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él