La población de Israel se acerca a los 8 millones en Año Nuevo


La población de Israel se acerca a los 8 millones en Año Nuevo 
Los israelíes viven más, no se apuran en casarse y tienen un promedio de tres hijos.
De acuerdo con los datos recientemente publicados por la Oficina Central de Estadísticas la población de Israel en vísperas de Rosh Hashaná 5773 (Año Nuevo Judío) está conformada por aproximadamente 7.933.200 personas – de las cuales 5.978.600 son judíos y 1.636.000 árabes. Además, 318.000 personas han sido incorporadas a la categoría de "otros".
Asimismo, cerca de 203 mil trabajadores extranjeros están residiendo actualmente en el país.
Los datos extraídos a fines de 2011 señalaban que la población sumaba 7.837.000 almas – 5.907.000 judíos (75.4%), 1.611.000 árabes (20.5%), y 318.000 otros (4.1%).
El crecimiento de la población durante 2011 fue de 1.8 %, similar a los ocho años anteriores.
En 2011, el porcentaje de crecimiento de la población judía fue del 1.8 por ciento (similar a los años anteriores) y el de la población árabe fue del 2.4% (una reducción con respecto al crecimiento del 3.4 % durante 1996-2000). La población de la categoría "otros" permaneció sin cambios.
El crecimiento de la población musulmana fue del 2.5 %, de los cristianos del 1.3% y de los drusos 1.7%.
La población israelí es relativamente más joven que la de los países occidentales.
En 2011, el porcentaje de niños entre 0 y 14 años era del 28.2% y el porcentaje de las personas de más de 65 años era de 10.3% comparado con el 18.5% y el 15% del promedio de los países miembros de la OCDE, respectivamente.
El porcentaje de personas con más de 75 años creció moderadamente de 3.8% a principios de la década de los noventa a 4.8% en 2011.
La postergación del matrimonio en la población judía es fácilmente observable al encontrar un alto porcentaje de personas solteras en el grupo de edad comprendido entre los 25 y los 29 años.
En 2010, aproximadamente el 64.5% de los hombres y cerca del 46.1% de las mujeres comprendidos en esas edades
nunca estuvieron casados; en comparación con el 54.0% de los hombres y el 38.1% de las mujeres solteros de esas edades en 2.000
Entre los musulmanes solamente cerca del 44.5% de los hombres y el 19.0% de las mujeres en esas edades nunca contrajeron matrimonio.
Alrededor de 166.296 niños nacieron en 2011, una cifra similar a la del año anterior (166.255). El número medio de hijos por mujer se estima en aproximadamente 3,00, ligeramente inferior a 3,03 en 2010, y similar al nivel registrado a finales de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990.
En 2011, continuó una tendencia creciente del número promedio de hijos por mujer judía, estimado en 2,98 hijos por mujer (en comparación con 2,97 en 2010).
Este es el nivel más alto registrado desde 1977. Un ligero aumento en el número de hijos por mujer también se registró entre las mujeres cristianas, de 2,14 en 2010 a 2,19 en 2011, y entre las mujeres sin clasificación religiosa - 1,64 a 1,75.
Mientras tanto, el promedio de hijos por mujer musulmana siguió en descenso y llegó a 3,51 hijos por mujer en 2011 (una disminución con respecto a 3,75 en 2010). El número promedio de hijos de las mujeres drusas también continuó en descenso y llegó a 2,33 hijos por mujer en el año 2011, un descenso con respecto a 2,48 en 2010.
En 2011, 16.892 inmigrantes llegaron a Israel (un incremento de aproximadamente el 1,5% en comparación con 2010). El mayor número de inmigrantes provino de: Rusia (3.678 inmigrantes), Etiopía (2.666), EE.UU. (2.363), Ucrania (2.051) y Francia (1.775).

En 2010, cerca de 33 mil extranjeros ingresaron al país sin permiso de trabajo y 32 mil entraron con permisos para trabajar, éstos últimos principalmente de Tailandia, Filipinas y los países de la ex Unión Soviética.
La expectativa de vida en 2011 fue de 80 años para los hombres y 83,6 años para las mujeres.
La población de Israel se acerca a los 8 millones en Año Nuevo La población de Israel se acerca a los 8 millones en Año Nuevo Reviewed by Santiago JM on septiembre 11, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él