Israel no confía en poder arrastrar a EE.UU. a una agresión contra Irán





El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, se muestra poco confiado en que Estados Unidos respalde a Tel Aviv si actúa militarmente contra Teherán y sus planes nucleares. Israel está jugando "una carta geopolítica muy peligrosa" que podría desencadenar "una contraofensiva devastadora", piensa el analista internacional Adrian Salbuchi, ante el creciente nerviosismo que muestra Tel Aviv ante el desarrollo nuclear iraní. Con declaraciones de este tipo, el líder israelí sigue presionando a Washington para que actúe contra Teherán, lo que provocó tensiones esta semana con la Adminisración de Obama. En concreto Netanyahu criticó a la Administración de EE.UU. de no dar a Teherán un ultimátum para hacerle abandonar sus investigaciones nucleares. Eso puso al descubierto la existencia de divergencias entre los dos aliados, ya que en plena temporada electoral el gobierno de EE.UU. no quiere involucrarse en una guerra y apuesta por la vía de negociaciones. Mientras, según el periódico 'Hayom', el primer ministro hebreo ha dicho que le "importan las centrífugas iraníes", y a la pregunta "¿Qué pasará si EE.UU. no interviene?", respondió que los israelíes "pueden confiar en el Ejército". 
Israel no confía en poder arrastrar a EE.UU. a una agresión contra Irán Israel no confía en poder arrastrar a EE.UU. a una agresión contra Irán Reviewed by Santiago JM on septiembre 15, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él