El subjefe del Ejército de EEUU visita en secreto Israel

El subjefe del Ejército de EEUU visita en secreto Israel




El subjefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, almirante James Winnefeld, arribó a Israel en secreto pocos días después de que su inmediato superior el jefe del Estado Mayor, general Martin Dempsey, afirmara que no quiere ser cómplice de un ataque israelí contra Irán.
Winnefeld, ha estado llevando a cabo una serie de reuniones con altos mandos del Ejército de Defensa de Israel acerca de la situación actual en el Oriente Medio, y en particular sobre el programa nuclear de Irán, que es objeto de discrepancia entre Washington y Jerusalén. El alto mando es huésped de su homólogo, el general Yair Naveh.
La visita de Winnefeld será sucedida la del teniente general Craig Franklin, que se desempeña como comandante de la Tercera Fuerza Aérea de Estados Unidos.
Franklin llegará al país la semana que viene para preparar el ejercicio militar conjunto que llevarán a cabo los ejércitos de Israel y EEUU en octubre.
La revista Time ha publicado un reporte señalando que Estados Unidos ha reducido significativamente el tamaño de esa maniobra militar.
El subjefe del Ejército de EEUU visita en secreto Israel El subjefe del Ejército de EEUU visita en secreto Israel Reviewed by Santiago JM on septiembre 06, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él