EEUU a Irán: Si Israel ataca, no respondan contra nosotros

EEUU a Irán: Si Israel ataca, no respondan contra nosotros



EEUU a Irán: Si Israel los ataca, no respondan contra nosotrosEstados Unidos no tiene intenciones de sumarse a un ataque preventivo israelí contra las instalaciones nucleares de Irán y espera que la República Islámica se abstenga de atacar los intereses norteamericanos en el Golfo Pérsico, en el caso eventual de que se desate un enfrentamiento bélico, transmitieron altos funcionarios de Washington a sus homólogos iraníes según un reporte del periódico Yedito Aharonot.
Washington transmitió a través de dos países europeos el mensaje de que no apoyará un ataque israelí contra las plantas nucleares iraníes, si Irán se abstiene de atacar las bases militares y los portaviones norteamericanos en el Golfo Pérsico.
Funcionarios israelíes han informado que las relaciones de defensa con Estados Unidos han caído a un nivel sin precedentes, debido al deseo de la administración Obama de evitar que Israel lance un ataque en solitario contra Irán.
El periódico New York Times informa que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, está considerando promover una serie de medidas para "tratar de impedir un ataque israelí contra Irán; y obligar a Teherán a tomar las negociaciones nucleares más seriamente".
Una de las medidas que se está evaluando es la de imponer una línea roja o "una declaración de Obama que podría desatar una acción militar, y actividades encubiertas que habían sido anteriormente consideradas y rechazadas", indica el reporte.
EEUU a Irán: Si Israel ataca, no respondan contra nosotros EEUU a Irán: Si Israel ataca, no respondan contra nosotros Reviewed by Santiago JM on septiembre 03, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él