Iglesia Pare de Sufrir utiliza Facebook para pedir los diezmos y ofrendas


Iglesia Pare de Sufrir utiliza Facebook para pedir los diezmos y ofrendas La Iglesia Universal del Reino de Dios, ahora facilita el pago de diezmos y ofrendas a través de Facebook pero también está pidiendo para uno de sus proyectos más grandes: la construcción del Templo de Salomón, edificado según las Escrituras.


Los fieles de la Iglesia Universal del Reino de Dios (Iglesia Pare de Sufrir) ahora pueden realizar sus donaciones económicas a través de Facebook. La medida se hizo posible esta semana con la instalación de una aplicación en el sitio web de la iglesia en la red social.
Siguiendo los pasos, los fieles no sólo realizar el envío de sus ofrendas y diezmos, sino que pueden elegir una oferta para enviar dinero para el proyecto de la construcción del Templo de Salomón que está siendo edificado en la ciudad de Sao Paulo, según las normas y medidas descritas en la Biblia, el edificio se estimó que costará unos 300 millones de reales y está siendo construido por Construcap.

Los fieles de la Iglesia Pare de Sufrir, también pueden hacer enviar con su tarjeta de crédito dinero para el pago de votos que hicieron y a la vez apoyar los proyectos de radio y TV.
Este pago se puede hacer desde Brasil donde está la sede de la Iglesia, pero también puede hacerlo de los otros países donde tienen iglesias esta organización, el donante puede elegir el valor de la oferta, con la observación de que el valor mínimo es de 20,00 reales.
Sin embargo, después de llenar estos datos, los fieles también dan sus datos personales, nombre, número de seguro social, el correo electrónico y el seguimiento de la información sobre el pago. Después de completar todos los datos pueden complementar la transacción financiera.
Iglesia Pare de Sufrir utiliza Facebook para pedir los diezmos y ofrendas Iglesia Pare de Sufrir utiliza Facebook para pedir los diezmos y ofrendas Reviewed by Santiago JM on agosto 29, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él