Francia: El programa nuclear de Irán es amenazante e inaceptable

Francia: El programa nuclear de Irán es amenazante e inaceptable



Francia: El programa nuclear de Irán es amenazante e inaceptableEl presidente francés, François Hollande, afirmó que el programa nuclear de Irán, "sin una finalidad civil creíble", es inaceptable y constituye una amenaza para todos los Estados de la región, por lo que abogó por incrementar las sanciones si ese país no acata la legalidad internacional.
En su discurso de apertura de la XX conferencia anual de embajadores, el jefe del Estado francés sostuvo que la mayor incertidumbre de la época actual es "el riesgo de proliferación nuclear y sus consecuencias, pero también el miedo legítimo que inspira y las reacciones preventivas que puede provocar".
"La postura de Francia es clara, será inaceptable que Irán se dote de armamento nuclear. Ese país debe cumplir sus obligaciones internacionales", indicó durante su intervención, en la que señaló que "la vía del diálogo sigue abierta".
Hollande, en presencia de parte del Ejecutivo galo y del cuerpo diplomático acreditado en París, añadió que Francia aboga por una solución diplomática de la crisis.
"Pero mientras Irán no responda a todas las cuestiones en suspenso y no acate la legalidad internacional, es nuestra responsabilidad acentuar las sanciones contra el régimen de Teherán", subrayó. EFE
Francia: El programa nuclear de Irán es amenazante e inaceptable Francia: El programa nuclear de Irán es amenazante e inaceptable Reviewed by Santiago JM on agosto 28, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él