La tierra se cruza con un asteroide del tamaño de un barrio






RT Actualidad / Ciencia La Tierra se cruza con un asteroide del tamaño de un barrio El objeto celeste mide 800 metros de diámetro y su aproximación a la Tierra podrá seguirse este domingo por Internet Publicado: 20 jul 2012 | 23:45 GMT Última actualización: 21 jul 2012 | 0:03 GMT 147 Corbis Aunque este cuerpo celeste, denominado asteroide AM31, está clasificado como peligroso, podrá verse tranquilamente a través de Internet, y no estrellado en el jardín del vecino. El cuerpo celeste pasará cerca de la Tierra el próximo domingo cuando se aproxime a 5,2 millones de kilómetros (una distancia casi 14 veces mayor que la que hay entre nuestro planeta y la Luna). El AM31 mide unos 800 metros de diámetro, por lo que suelen compararse su tamaño con el de un barrio urbano. Fue descubierto en 2002 por los astrónomos de la agencia NASA y es uno de los 9.000 asteroides que pasan cerca de nuestro planeta. Los amantes de la astronomía podrán disfrutar de la visita del AM31 en directo mediante Internet a través del sitio slooh.com, que transmitirá imágenes del Observatorio de Prescott, en Arizona (EE.UU.) y desde las Islas Canarias (España), en la costa occidental africana.

La tierra se cruza con un asteroide del tamaño de un barrio La tierra se cruza con un asteroide del tamaño de un barrio Reviewed by Santiago JM on julio 22, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él