Fetos encontrados en los Urales podrían haber sido robados por una médica demente




La más reciente versión del macabro hallazgo supone que los 248 fetos humanos tirados en un bosque en la región rusa de los Urales habrían sido robados por una médica para llevar a cabo sus propias investigaciones. Las versiones del incidente que ha escandalizado la sociedad rusa van desde la negligencia médica al hallazgo de pruebas de un delito. 

Según algunos datos proporcionados, los fetos estaba siendo trasladados desde varios hospitales de la región a una determinada organización de investigación científica, donde una mujer despedida en el invierno del 2011 estaba a cargo de los experimentos. Hay razones para creer que la médica podría haber robado el material biológico para continuar trabajando por su propia cuenta, consideran algunos agentes de las fuerzas de seguridad. Una de las primeras versiones que manejaba la policía era el posible uso de este material para la farmacología y cosmetología, pero finalmente fue descartada. Actualmente se analiza una hipótesis que reduce el círculo de posibles sospechosos. 

El cerco se cierra en una sola persona: una ex empleada de la Academia Uraliana de Medicina, que elaboraba su tesis doctoral sobre el tema y la observación de una gran cantidad de embriones y podría haberse apropiado de los fetos para finalizar su estudio. También es posible que tenga una deficiencia mental. 



Comparte la Noticia 
Se el primero en darnos un más:
Síganos en twitter: http://twitter.com/Dileaunamigotv
Noticias antes de la venida del Mesias:http://historiadelfuturotve.blogspot.com/
Videos sobre acontecimientos proféticos:https://www.historiadelfuturo.tv
Aprenda y preparece para el arrebatamiento: https://www.dileaunamigo.tv
Fetos encontrados en los Urales podrían haber sido robados por una médica demente Fetos encontrados en los Urales podrían haber sido robados por una médica demente Reviewed by Santiago JM on julio 26, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él