Siria: Creímos que el avión turco derribado era israelí


El ministro de Información de Siria, Omran al Zoebi, manifestó que las fuerzas de su país derribaron por error un avión turco creyendo que se trataba una aeronave israelí.
"No queremos una crisis entre Turquía y Siria", expresó el ministro sirio en una entrevista telefónica ofrecida al canal de noticias turco A Haber.
Al Zoebi declaró que los aviones de combate israelíes y turcos son en su mayoría de fabricación norteamericana, lo que pudo conducir a las fuerzas sirias a creer erróneamente que se trataba de un caza israelí.
Turquía
advirtió a Siria que mantenga sus tropas lejos de la conflictiva frontera entre ambos países o correrá el riesgo de una respuesta militar, en una ofuscada respuesta al derribo de un avión Phantom F4 turco, la semana pasada.
El periódico al Quds al Arabi con sede en Londres indicó, comentando los dichos de expertos militares citados por medios sirios, que el avión turco había volado a baja altura para no ser detectado por los radares; pero la tripulación no sabía que la Fuerza Aérea siria poseía baterías antiaéreas, de fabricación iraní, adquiridas hace dos años, capaces de interceptar aeronaves navegando a baja altitud. Los expertos indicaron que esas baterías pueden montarse en vehículos blindados.


Siria: Creímos que el avión turco derribado era israelí Siria: Creímos que el avión turco derribado era israelí Reviewed by Santiago JM on junio 28, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él