Irán: Ni siquiera un OVNI amenaza nuestra capacidad defensiva


La República Islámica está entre los diez principales países en términos de eficacia de los métodos de seguridad

Irán es uno de los líderes mundiales respecto a la capacidad defensiva que "es tan eficaz que ni siquiera un OVNI podría representar una amenaza para el país". Así lo declaró el ministro de Defensa de la República Islámica, Ahmad Wahidí.
"Puedo afirmar con confianza que Irán está entre los diez países principales en términos de la eficacia de los métodos de defensa",  proclamó el político, expresando su confianza en que la República Islámica amparará su derecho a desarrollar la tecnología atómica. 

Una vez más, el ministro subrayó que todas las investigaciones nucleares del país persiguen fines exclusivamente civiles, como abastecimiento de energía o experimentos médicos.   

La próxima semana en Moscú, la capital rusa, se celebrará la nueva ronda de negociaciones entre Teherán y el Sexteto de mediadores internacionales respecto al polémico programa nuclear iraní. 

De acuerdo con los líderes occidentales, esta reunión podría ser decisiva: la posición firme de la República Islámica daría lugar a un endurecimiento de las sanciones y, posiblemente, forzará a sus enemigos recurrir a los medios militares. 

EE. UU., Israel y sus aliados afirman que Teherán intenta ganar tiempo para continuar sus investigaciones nucleares y aseguran "estar listos para impedir con todos los medios necesarios que Irán obtenga armamento atómico". 

Rusia, por su parte, subraya el derecho iraní de tener las tecnologías nucleares pacíficas, partiendo de la postura de que Teherán no desarrolla armas atómicas, respecto a las cuales Rusia aboga por su no proliferación.
Irán: Ni siquiera un OVNI amenaza nuestra capacidad defensiva Irán: Ni siquiera un OVNI amenaza nuestra capacidad defensiva Reviewed by Santiago JM on junio 13, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él