HF NOTICIAS 06/06/2012


Crecen las iglesias inclusivas para gays en Brasil


Enfocadas hacia las minorías gays para poder practicar su fe sin renunciar a las relaciones homosexuales, las llamadas “iglesias inclusivas” crecen a un ritmo acelerado en Brasil, a pesar de la oposición de las iglesias cristianas evangélicas y católica.
En Brasil existen actualmente unas diez congregaciones diferentes de este tipo de iglesias que abren sus puertas para recibir a feligreses homosexuales, con más de cuarenta misiones y delegaciones dispersas por todo el país.
Concentradas, principalmente, en el eje Rio de Janeiro-Sao Paulo,  con unos 10.000 seguidores, abarcan el 0.005% de la población brasileña . La mayoría de los miembros (70%) está compuesta por hombres, incluyendo solteros y parejas, de diferentes niveles sociales.
 La cifra todavía es baja comparada con la cantidad de católicos y evangélicos , las dos confesiones religiosas principales del país que, en 2009, representaban al 68,4 y al 20,2% de la población brasileña, respectivamente, según un estudio publicado por la Fundación Getulio Vargas (FGV) en Río de Janeiro.
 DESDE LA DÉCADA DE LOS 90
El embrión de las iglesias inclusivas comenzó a surgir en Brasil en la década de los 90, en pequeñas reuniones clandestinas. El crecimiento de las iglesias inclusivas ganó en impulso con el surgimiento de políticas para combatir la discriminación de la homosexualidad, al tiempo que también disminuía el prejuicio social, según los especialistas. De acuerdo con el Instituto de Geografía Estadística de Brasil (IGBE) hay 60.000 parejas homosexuales en Brasil .
Según la investigadora Fátima Weiss, de la Universidad Federal de Santa Catarina (UFSC), que estudia el sector desde 2008, hace diez años, había una sola iglesia inclusiva con sede fija en Brasil.
 El crecimiento de seguidores de estas iglesias inclusivas pasó de ser 500 hace diez años, a los casi 10.000 en el momento actual.  Y los fundadores de estas iglesias esperan que el número se duplique en los próximos cinco años.
 PRECEDENTES EN EEUU
En Estados Unidos existen iglesias inclusivas por lo menos desde hace cuatro décadas, con la práctica de lo que se denomina “teología inclusiva”, con un discurso abierto a la diversidad de orientación y relaciones sexuales.
Una de las pioneras en EEUU fue la iglesia de la  Comunidad Metropolitana  (o Metropolitan Church), que fue la primera en tener sede propia en Brasil, en 2002.
 DISTANCIAMIENTO EVANGÉLICO Y CATÓLICO
 Las iglesias inclusivas tienen un marcado distanciamiento de las comunidades católica y evangélicas . Aunque la mayor parte de las iglesias inclusivas siguen la tradición cristiana, no han conquistado el reconocimiento de ninguno de los dos grupos.
 El problema no es tanto por su orientación sexual, sino por el hecho de que la práctica homosexual se considera contraria a la ética cristiana  por la gran mayoría de católicos y evangélicos.
Fuentes: BBC Mundo, Protestante Digital
HF NOTICIAS 06/06/2012 HF NOTICIAS 06/06/2012 Reviewed by Santiago JM on junio 06, 2012 Rating: 5

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él