Infierno # 3

Infierno # 3 Infierno # 3 Reviewed by Santiago JM on agosto 10, 2010 Rating: 5

2 comentarios

  1. Excelentes estudios, Hermano David. Me han servido mucho para enseñar la Verdad a las Iglesias apóstatas en Puebla, Mexico.
    El Señor te siga dando sabiduría.
    Te amo en Cristo Jesús Nuestro Señor.
    Atte. Martín Bonilla

    ResponderEliminar
  2. Shalom hubra`ja David: no sè si lo escribì pero no lo lei y me parece que no.
    Te quiero preguntar algo y felicitarte por los estudios en internet...en estos tiempos tan difiles que piensas de las pastoras en mi caso me ungieron , pero despues de estudiar un seminario con mi pastor judio-mesiànico, mi esposo està en la Iglesia como pastor tambien, yo me encargo de los niños y adolescentes y cuando mi esposo no puede, puesto que en las congregaciones no hay responsabilidad para la obra.Gracias.

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él