MISTERIOS Y ENIGMAS # 18

MISTERIOS Y ENIGMAS # 18 MISTERIOS Y ENIGMAS # 18 Reviewed by Santiago JM on julio 21, 2010 Rating: 5

1 comentario

  1. Muy buen programa, les escribo desde Caracas, lo baje y lo voy a quemar para regalar a algunos amigos Pastores.

    Tengo una pregunta para los tres y una inquietud.

    Tengo entendido que el ESPÍRITU SANTO, convence de justicia , juicio y pecado y el nos sella.
    Uno no puede sacar fuera Demonios u otros milagro sin la Unción ( Dinamita ), poder del Espíritu Santo.

    Como pues puede morar el Espíritu Santo en una persona que ante la presencia de Jesús no es Salva....., se que Dios puede hacer hablar hasta las piedras para testificar de la Gloria de Dios y alabarlo....., pero como puede morar en alguien que no es Salvo.

    Como le dijeron los religiosos fariseos y saduceos a Jesús. Entonces quien podrá ser salvo?

    Les cuento que en Caracas no se ve la cadena de televisión del hermano Puerta o Huerta creo que es así. Solo Enlace en algunas cableras, el cual yo no veo.

    Ni en la capital se conoce al Hno Da vid Diamond.

    Me despido, bendiciones y sigan adelante

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto

“Venir a Cristo” es una frase muy común en la Santa Escritura. Se usa para describir esas acciones del alma por las que, abandonando de inmediato nuestros pecados y nuestra justicia propia, volamos hacia el Señor Jesucristo y recibimos Su justicia para revestirnos con ella y Su sangre para que sea nuestra expiación. Venir a Cristo, entonces, encierra el arrepentimiento, la negación de uno mismo y la fe en el Señor Jesucristo. Incluye en sí todas esas cosas que son el acompañamiento necesario de estos grandiosos estados del corazón, tales como la creencia en la verdad, la diligencia en la oración a Dios, la sumisión del alma a los mandamientos del evangelio de Dios y todas esas cosas que acompañan el amanecer de la salvación en el alma. Venir a Cristo es la única cosa esencial para la salvación de un pecador. Quien no viene a Cristo, haga lo que haga y crea lo que crea, está todavía en “hiel de amargura y en prisión de maldad.” Venir a Cristo es el primerísimo efecto de la regeneración. En el momento en que el alma es vivificada, de inmediato descubre su condición perdida, y se horroriza ante esa condición, busca refugio y creyendo que Cristo es el refugio adecuado, vuela hacia Él y descansa en Él